Masaje del alma

EL MASAJE DEL ALMA

Manos como expresión total de mi vida,
vehículo del amor que yo siento.
Las que manifiestan el horror
de este paciente
que pretendía curarse
con la terapia del olvido.

Manos que pudieron emocionar
con lo que escribieron.
Manos que trataron contracturas,
lesiones, personas.

Masajear el músculo
y El Músculo.
Mas ¿quién masajea El Músculo del poeta…?
¿Acaso una poetisa, como un abogado que
defiende a otro?

No se sana un cuadro crónico
con trampas de poeta ilusionado:
un poema al oído
o un beso recitado.

Poesías arteriales, que lleven vida…quisiera yo escribir,
y no venosas cargadas de melancolía.
Quisiera dilapidar mi obra
si supusiera el alivio
de esta mi crónica contractura.

Seguiré caminando,
cantando,
dejando que los niños
se rían
de este poeta
que escribe las noches de los sábados.

Anuncios
Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Summertime Sadness

SUMMERTIME SADNESS

Esta sensación de vacío, como un agujero negro que me traga desde el pecho, una sensación de cansancio por este mundo.

 

Cansado de ser invisible,

de lamer las heridas del otro

y nadie las mías.

 

Cansado de este mundo

de tecnología.

De muchas letras

y pocas palabras.

De muchas indirectas

y pocas contundencias.

 

Cansado de intentar

integrarme.

No saben lo que es

vivir al margen.

 

Cansado de quejarme

y de transmitir

infelicidad.

 

Cansado…

Hasta de leer

a Lechowski.

Qué daño

infundiéndome esperanza.

 

 

Yo quería ser rapero, de esos que mueven las manos rápido y dicen palabrotas. Luego evolucionaría a un rapero de versos poéticos y camisa a cuadros, como Rayden o Sharif. O no, que va, sería algo más como Lone.

“Pensando en lo que se va y en lo que se queda.

Sus piernas rodeando mi cara: mi única frontera.

Para querer, has de quererte, nena,

Y yo me quiero tanto que llevo mi foto en la cartera”.

 

Imaginar un futuro mejor: la gota de lluvia que colma en mi rabadilla. Mi punto débil. La universidad, una novia, un verano…Cansado también de proyectar ilusiones en el futuro. Expectativas, deseos, sueños.

 

Dios: Al final siempre eres quien eres.

Doctor Melancolías: Por mucho que sonrías o intentes caer bien a la gente.

Dios: No sabes vivir con los demás.

Doctor Melancolías: Eres un pájaro que debe volar libre.

 

Cansado de desnudarme a quien luce bufandas de duro invierno. Cansado de justificar cada palabra que digo, cada acto, cada sentimiento. Cansado de pensar que ser diferente es un pecado.

 

Mi rehabilitación

no necesita

terapeuta alguno.

 

Ningún verano

me sanará.

Ni un beso.

 Ni un puesto de trabajo.

Ni un lugar paradisíaco.

Ni mucho dinero.

 

Solo yo me puedo sanar.

¿Cómo? No lo sé.

Por eso escribo.

Para intentar que mientras

escribo este verso,

se me revele

la iluminación

en el siguiente.

 

Donde duele, inspira.

Donde jode, inspira,

Más bien.

No quiero palmaditas en la espalda, ya me cansé. Solo quiero que me dejen en paz. Solo necesito dejar de actuar. Quitarme el disfraz. Y ser yo.

 

Dios: No sé mucho de poesía, pero…¿estás pensando en suicidarte?

Doctor Melancolías: Dios, no tienes ni idea. Habla de rehabilitarse. De curarse él. De dejar de parecer alguien que no es y de ser libre. De ser él.

Dios: ¿y cómo pretende ser él? Las influencias existen.

Javier:  Ser yo es no querer ser alguien.

Publicado en Poesía, Reflexiones | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

LA SOLE

LA SOLE

LIBRO: INOCENCIA/CRUDEZA (2013)

Javier Sánchez Aguilar/Daniel López Flores

El esófago de la vida me traga,
estoy hecho un bolo de caos,
los recuerdos son las enzimas que me degradan.
Ya liberado del arnés de la esperanza,
procedo a entrar al estómago de la vida:
la soledad.
Hola amiga.

Soy el último flexo del bloque,
ya el mundo durmiendo sus melancolías,
—intentando pillar los sueños—
y yo propagando mi incendio
dejando que el papel me viole.

Desesperado.
Repudiando los refranes contundentes.
¡Creí tener el destino de desmentirlos!
Y lo hice,
mas la vida ha vuelto a darme
una patada donde más duele
—donde tengo la tableta de chocolate—.
Insulto a mi suerte
y abrazo a la mala.

Poeta trasnochador y madrugador
amaba con empacho, hedor y mierda.
Sudaba versos resonantes, felices…
¡no era poesía ni de cerca!
¡pero qué importaba!
Si mi alma música eructaba
el tiempo y su furia se anestesiaban.

Terminaré por ser la mueca
de lo que quise ser,
y mañana me pareceré aún más
al cadáver que voy a ser.
Como un civil de a pie más acabaré
reduciendo mi existencia a la supervivencia de mi ser,
sacando la basura de mi mente
en vez de reciclarla como suelo hacer.

Porque en soledad me siento en senectud,
cada vez duermo más,
porque despierto solo hallo
mi espada de Damócles: la infelicidad.

Déjame descansar, vida,
siempre en la recámara, al dente.
Deja solo por unos días
que duerma abrazado a la Sole:
la metáfora de mi yo.

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario

ESCAPAR CON LA ROSA ESCONDIDA

ESCAPAR CON LA ROSA ESCONDIDA

 

Bajar del tren.

Saltar.

Huir.

Solo respirar.

 

No quiero adaptarme

a este mundo.

Estoy cansado.

 

Cansado de adivinar

sentimientos

y de sujetar las velas

de los felices.

 

Cansado de practicar

una sonrisa

que dar al mundo.

 

No llego a besarme las cicatrices

de la espalda.

Nadie llega.

 

Voy a saltar.

Voy a descansar.

Voy a dejar de admirar

a los poetas de huesos amarillos,

y a los próceres del mundo.

A los que nunca saldrán en televisión.

 

Para ti la vida,

el amor y la felicidad.

 

Yo voy a saltar.

Solo respirar y ser.

No quiero aspirar a más.

Ser el embajador

de mi país interno,

de mi metaverso.

 

Bajar del tren.

Saltar.

Huir.

Solo respirar.

Mas me llevo la rosa

que nunca te pude dar,

para seguir sintiendo

un poco de dolor

al recordar.

 

 

 

 

 

 

 

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

ENGATUSAR A LA PRINCESA

ENGATUSAR A LA PRINCESA

Dejé de escribir poemas magnos

a la mujer de mis sueños

para enamorar a ese desconocido

que llevaba dentro,

viajando gratis,

viajando muerto.

 

Dejé de sangrar por versos

que no eran más que esporas

de mi sistema hormonal.

 

Dejé de tomar apuntes

sobre venenos y dosis.

Ahora solo escucho.

 

Corazón permeable

 vestía bajo el síndrome de Dios.

Pasé a tenerlo

con derecho de admisión.

 

Y no.

Mis venas no quieren varices

de poeta deprimido

que retoza entre palabras

pomposas de venerados siglos.

 

Me siento vástago de mí,

mazapán de la mesa,

y del reino puercoespín.

 

Me siento capaz de transmitir

la límbica condena que me toca vivir:

a la princesa la engatusarás

siendo horrendo y feliz.

 

Escribo para enamorarme a mí,

no a la princesa de lisa tez,

ni al rector de la poesía

ni a ti.

 

Dejé de escribir poemas magnos

a la mujer de mis sueños

para enamorar a ese desconocido

que llevaba dentro,

que soñaba con su París interno

y con el beso en Invierno.

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

HEIDEGGER: EL DASEIN Y LA MUERTE, BREVE RESUMEN

Heidegger fue, según la mayoría de los académicos, el filósofo más importante del siglo XX. Es imposible comprender la filosofía posterior a Heidegger sin conocer a este filósofo aleman. La obra fundamental de Heidegger es “Ser y Tiempo”, libro de 1927. 1927: faltan 6 años para que Hitler sea canciller de Alemania. “Ser y Tiempo” viene a romper con las filosofías basadas en una teoría del conocimiento.

Para Heidegger, no hay un sujeto y un objeto, ni el sujeto constituye al objeto ni el objeto condiciona al sujeto. No. Para Heidegger, existe el Dasein, que por su traducción al alemán significa “ser-ahí”. El Dasein es el ser humano existencial, que cae arrojado al mundo, como eyectado hacia el mundo. La relación ser-mundo es indisociable. Antes de que el Dasein fuera, había mundo, y cuando nace el Dasein, cae arrojado hacia él, pero el ser no reside en sí mismo sino que está en-el-mundo.

El Daseín es el ser que se angustia, que muere y que asume que muere. Es un ser que no recurre a Dios para evitarse de pensar en la muerte. Es el ser que se va a preguntar por el ser. En ese sentido, Heidegger recupera la pregunta por el ser, olvidada desde las ontologías de los filósofos griegos. Heidegger pone en el centro al SER, al Dasein, como ente fundamental a partir del cual la pregunta por el ser llega a este mundo. Por lo tanto, “Ser y Tiempo” no es una ontología (estudio del ser), sino una antropología existencial, en la cual el Dasein tiene un lugar privilegiado en el mundo, frente al mundo cósico (animal, piedra, árbol…). Para Heidegger, el ser humano, el Dasein, es un ser privilegiado porque se pregunta por el ser.

Lo que nos interesa del Dasein para este texto, es que el Dasein es el ser para la muerte, que no solo muere, sino que sabe que va a morir y se angustia por ello. Sin embargo, veremos que la filosofía de Heidegger (del Heidegger 1, porque el Heidegger 2 es el nazi) no es una filosofía depresiva, sino que parte de la angustia del ser por su finitud para conseguir lo que Heidegger va a llamar “existencia auténtica”.

Un aspecto muy importante del Dasein es que NO ES REALIDAD, ES POSIBILIDAD. El Dasein está proyectado hacia sus posibles, hacia sus proyectos. El Dasein es proyecto. Y aquí viene la genialidad de Heidegger sobre la muerte. El Dasein tiene infinitas posibilidades. Por ejemplo, tú mismo. Ahora puedes levantarte y gritar, o irte a la cocina y comer una pera, o tirarte por la ventana. Tienes muchas posibilidades, pero siempre hay una posibilidad que está presente en todas las posibilidades, que es la posibilidad de morir. Comprendan entonces la angustia que puede generar ser consciente de que en cada cosa que hagamos podamos morir. La angustia proviene de la experiencia de la nada y la experiencia de la nada es la experiencia de la muerte. ¿Quién no ha sentido alguna vez como una sensación de vacío, de nada? Para Heidegger, afrontar la experiencia de la muerte es la más difícil, porque es la que no quiero afrontar, la que revela mi finitud. Y aquí es donde entra la existencia inauténtica. Para Heidegger, la mayoría de las personas se entregan a una existencia inauténtica, es decir, no auténtica, porque no quieren afrontar la idea de la muerte sino que la niegan.  Pero, ¿qué es la existencia inauténtica?

La existencia inauténtica podemos describirla con los siguientes puntos:

  • El Dasein inauténtico (“das man”) se entrega al mundo del “se dice”: El Dasein inauténtico vive en completa pasividad, leyendo lo que hay que leer, viendo los programas que hay que ver, opinando lo que se opina…es decir, inmerso en el mundo de lo anónimo, de “lo uno”.
  • ¿Cómo niega el Dasein inauténtico la idea de la muerte?
  1. “La muerte le pasa a los otros, pero no a mí”. Visión de la muerte como un espectáculo y no como una posibilidad constante en mi vida.
  2. “Aún no, todavía falta”. Esto es una prórroga inútil del afrontamiento de la muerte.
  3. Religión, droga, sexismo…Todas niegan la idea de la finitud.
  • La publicidad es para Heidegger lo más demoníaco del mundo, porque le dice a la gente todo lo que tiene que hacer: comer, leer, vestirse, votar…La publicidad trabaja a favor de la inautenticidad de la gente.
  • Avidez de novedades: la avidez de novedades es el constante movimiento dentro de las novedades y la no profundización en nada. El Dasein inauténtico pasa de una cosa a otra para poder estar “al día” con las novedades. Por ejemplo: el nuevo libro de Paulo Coehlo, o el nuevo vestido de Agatha Ruiz de la Prada. Para Heidegger, una persona que constantemente se deja llevar por las novedades, que no para a reflexionar sobre lo que está leyendo o escuchando, no lleva una vida auténtica.
  • Habladurías: ¿qué es lo que se dice? ¿Quién comienza a decir “lo que se dice”? Obviamente, los medios de comunicación como Internet, la TV, son poderosos creadores de habladurías. Para Heidegger, las habladurías impiden que uno tenga su propia voz. Debemos cuestionar las habladurías.

Ahora veamos las características de la existencia auténtica:

  • El Dasein auténtico no se deja sofocar por las habladurías ni por la avidez de novedades: no lee lo que hay que leer, no escucha lo que hay que escuchar, no se somete a la opinión de nadie sino que él decide por sí mismo.
  • El Dasein sabe que va a morir pero eso no le impide vivir. Incluso le permite vivir con más alegría, con más plenitud. La auténtica asunción de nuestra finitud nos tiene que llevar a la profunda elección por la vida.
  • El Dasein acepta las características de la muerte:
  • Inminente: el Dasein sabe que puede morir en cualquier momento, pero no se trata de una aceptación neurótica.
  • Irreferenciable: la muerte no refiere a nada, la muerte solo se refiere a mí. Soy yo el que muere.
  • Irrebasable: no lleva a ninguna parte; más allá de la muerte no hay nada.
  • Irrepetible.
  • Intransferible: nadie puede morir por mí.
  • El Dasein auténtico tiene su propio juicio y su propia libertad para elegir. No deja que le impongan ninguna verdad desde el mundo de “lo uno”, del “se dice”.
Publicado en filosofia | Etiquetado , , , , , , , , , | 7 comentarios

Del pretérito perfecto simple: te quise

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario