Poesía

SABER TOCAR

Saber tocar
el músculo
más importante
del cuerpo
no se aprende
en Fisioterapia.

Tocar
con la ligereza con la que una pluma
cae en el suelo;
como el niño con recelo
al tentar una bombilla ardiente.

Tocar,
como los labios de dos adolescentes
en su primer beso,
lento, temeroso
y balístico.

Saber tocar
el Órgano
no se aprende
en Música.

Tocar
con la levedad
de la pincelada,
como la suavidad
con la que el director
sacude su batuta.

Tocarte,
como si besara
cada herida
que acicalas
con velleza.
Beso a la vinagreta,
tacto a lo panenka.

Saber curar
la herida
no se aprende
en Enfermería.
Porque tocar
y curar
son verbos
de etimología
corrompida.

Estándar
Sin categoría

EL PEREGRINO DE NATALES PUBLICADO

¡Hola!

Soy Javier Sánchez Aguilar, fisioterapeuta de 22 años que entre ratos escribe poesía. Poesía muy alejada de los cánones y de los estándares académicos. Probablemente si un académico me lee, vomitaría porque no ha visto 40 anáforas, 7 hipérbatons y una estructura ABBA CDC o yo que sé qué cosa.

He autopublicado 3 libros de poesía: Abstracción, Abstracción II e Inocencia/Crudeza. Una poesía muy adolescente, muy visceral e impulsiva.
Hoy 24 de julio de 2016, en el aniversario de mi llegada a Chile fruto de una Movilidad Internacional de Intercambio, publico EL PEREGRINO DE NATALES, una obra poética con una madurez considerable respecto a las anteriores. Una obra de reflexión sobre EL VIAJE, sobre lo que implica marcharse y volver, sobre el hecho de bajarse del tren de lo cotidiano y comenzar una aventura. Una obra ilustrada con fotografías a color por parte de personas con las que he coincidido en mi viaje.

Os invito a leer El peregrino de Natales. Siento una enorme satisfacción ahora que la veo terminada.

Doy facilidades para la lectura de esta obra, como hice con las anteriores. Está disponible en formato físico (13€) y en e-book (gratuito):

FORMATO FÍSICO: http://www.lulu.com/shop/javier-s%C3%A1nchez-aguilar/el-peregrino-de-natales/paperback/product-22800271.html

E-BOOK: http://www.lulu.com/shop/javier-s%C3%A1nchez-aguilar/el-peregrino-de-natales/ebook/product-22800307.html

Muchas gracias a quien ha estado esperando esta obra. Ha tardado porque había momentos en los que la obra era más grande que el autor y he tenido que madurar ideas y sentimientos (que no versos) para poder sentirme igual de grande que la obra.

Espero que disfruten leyéndola tanto como yo creándola.

Estándar
Sin categoría

LA CICATRIZ

LA CICATRIZ

Sudamérica tiene un gran cicatriz

por cuyos bordes divago.

Larga e imponente,

me instiga a mantener abiertas

mis heridas.

Es la Cicatriz de los Andes.

 

La cicatriz que serpentea

por el mapa,

con sus volcanes,

picos, selvas

y glaciares.

 

Mas dicen que una herida

debe cicatrizar lo antes posible

para sanar.

Que es como pasar página,

como volver a empezar.

 

Incluso dicen que el amor

es la cicatriz compartida.

Que es como vivir en vida,

como la llaga escondida.

 

El noble silencio

de este nómada,

conecta con su profundidad;

impregna su pituitaria

y horada su gruta.

 

Heridas como pesadas cargas

del sherpa,

solo una revolución interna

las convierte en livianas.

Dios hecho pan,

suero de piel desgarrada.

 

Se mantendrán abiertas mis heridas

como las alamedas de Salvador.

Abiertas para sentir su ardor,

el recuerdo de quien soy,

y cada batalla que dejó su raspón.

 

La cicatriz andina termina

donde lo hace el mundo,

mas nunca estará sanada

mientras alguien llore

entre sus bordes

abriéndola.

 

La Sanación

está en ver la belleza

bajo la herida

que no cicatriza

porque aún tiene vida.

 

 

 

 

 

Estándar
Poesía

PULSION DE CONEXION

PULSION DE CONEXIÓN

Conectar es entrar en mí

para abrirme en canal

al mundo;

sangrarme,

volverme arteria

de solemnes palabras.

 

Abrirme al mundo

para salirme de él.

Escalar el cerro,

apretar la herida

y besar su suero.

 

La cima es abajo,

no arriba.

No quiero llegar lejos

quiero llegar dentro.

El resto es corteza.

 

Conectar es abrazarme,

amarme,

desarmarme de sueños

y ser yo el sueño.

Dejar de morderme el labio

mirando al cielo.

 

Me despido de las expectativas

con mi dedo medio;

de las sonrisas desdentadas

con un sarcasmo;

de este mundo

con mi silencio.

 

Conectar es Ser.

Es dejar de vestirme

cada mañana.

Es bajar la retaguardia,

es quitarse la coraza

-ibérica o andina-

Es ver en las cicatrices

la pura belleza.

Estándar
Poesía

El sol de Santiago

EL SOL DE SANTIAGO

Abre los postigos, poeta,
¡el sol de Santiago salió!
Puedes vislumbrar luz
tras la cordillera
que te cerró el alma.

Alma cerrada
con el corazón abierto.
La toquicura bien roja,
infierno en tu invierno.

Las lágrimas te hidratan
cuando el dolor delata
tu extranjería
(del mundo).
La pesada alegoría de tu vida.

Morir frente al mar.
Empezar a dar amor de nuevo.
Dar el do de corazón.
Sentirme cerca estando tan lejos.

No viniste, doctor,
a pintar poesía
en labios dilectos.
Viniste a sentir la pacha
y brotar una arteria andina
en medio de tanta melancolía.

Vuélcate del plácido chinchorro,
vuelve a ser el mago,
mas recuerda lo que el viejo dijo:
-Nunca te fíes del sol de Santiago.

Estándar
Sin categoría

CINESIOLOGIA DEL CORAZON

CINESIOLOGIA CARDIACA

Cinesiología: del griego kínēsis ‘movimiento’, y logos, ‘estudio’

La boca de tu poeta
-cortada y agrietada por su frío-,
no busca ya el beso
que lo saque del pesar
en el que está sumido.

Dejó de estudiar los movimientos
de la pelvis, cadera y lengua
-movimientos del amor estándar-,
para estudiar los del corazón:
EL ÓRGANO cuyas teclas
quiere aprender a tocar.

Quiere ser fisioterapeuta del corazón.

Primer movimiento del corazón: ascenso

El corazón se vomita o eructa;
necesita salir
y entregarse a la amada.
Es la regurgitación del amor,
la vida matando a la muerte,
volver a sentir el ardor.

Segundo movimiento del corazón: descenso

El corazón desciende
y se recoge sobre sí
para no saber nada de latir.
Es la cabeza gacha del poeta
que se esconde del amor
y solo quiere dormir.

Tercer movimiento del corazón: ante-pulsión

Con cada latido
el corazón se adelanta
acosando al esternón.
¡Mas no reclamando salir!
Mas bien avisando de su explosión,
avisando que va a morir pariendo
Amor universal,
amor que nace de dentro a dentro.

Tu poeta no quiere besarte
ni siquiera acariciarte
o enamorarte.
Él solo quiere
que le permitas amarte.

Estándar
Sin categoría

Carta a los tiempos gramaticales

Carta a los tiempos gramaticales

 

Futuro, ya no quiero que me salves.

Solo déjame sangrar.

No esperes que haga testamento

cuando no tengo plata,

solo un corazón ahíto de melancolía.

 

Pasado, ya no quiero que me recuerdes

las trazas de vida que escarbaste.

Fieros recuerdos que hierven…

No añadas más fósforo

a mi memoria.

 

Presente, quise estar ahogado en ti.

Quise que cada segundo vivido

fuera una preciosa huida.

Un boca a boca intenso

dado por la vida.

 

Más sigo sangrando por la mayor de mis heridas,

la que nunca cicatriza,

la que escuece y suena.

 

Mas sigo respirando melancolía

que con su aroma a menta,

menta a mi alma

y ella acude al dolor.

 

Cansado de pedir la repatriación

a mi país.

Tendré que viajar solo

para encontrar

el hogar donde no existen

tiempos gramaticales,

solo paz.

Estándar