No te entiendo

No te entiendo, lo siento. Será que soy raro. Pero me consigo evadir de mí mismo para verme con otro prisma y no me veo tan raro.  La verdad es que no te entiendo. Te hablo a ti, como si fueras el ente del mundo occidental globalizado, mujer u hombre. Y te explico por qué no te entiendo. Pongamos que si eres chico te llamo Óscar y si eres chica, te llamo Paula.

No entiendo Paula, por qué te maquillas tanto. Por qué tanto polvo en tus ojos, porque tanto tiempo gastado en cubrirte la cara con máscaras cuando supuestamente profesas que quieres que miren tu interior y no tu físico,  tanto en tu trabajo como en tu vida social.

No entiendo Óscar y Paula, por qué vais a trabajar con tanta desgana, cuando supuestamente amáis vuestra profesión. No entiendo por qué predicáis a vuestros amigos que van dando vueltas por diversos rincones del mercado laboral que tienen que trabajar en lo que les apasiona, que encuentren el amor en lo que hacen, y luego…vosotros, cada domingo resopláis porque al día siguiente trabajáis en lo que os ¿apasiona?

No entiendo Óscar, por qué me preguntas cada vez que nos volvemos a encontrar si ya tengo novia, si sigo a dos velas o si he encontrado a alguna rara por ahí, “que hay muchas”. No entiendo por qué crees que tener una pareja me ha de completar o llenar de plenitud.

No entiendo Paula, por qué sigues pensando que el mundo del amor es como en Disney  y sigues pensando que tienes un príncipe azul esperándote y que tú vas a cambiarle y modelarlo a tu gusto. No entiendo por qué dices que quieres como pareja a alguien simpático, agradable, inteligente y trabajador, si luego si no es mayor que tú, más alto que tú, tiene barba y está fuerte, ya puede ser todo lo buena persona que quiera, que no tiene ninguna opción.

No entiendo Óscar, por qué ganas más dinero que Paula realizando el mismo trabajo. No sé si me salté algún capítulo del libro de Neurociencias donde venía que la mujer no tiene suficiente lóbulo frontal que respalde una inteligencia y raciocinio suficiente como para ejercer un puesto de trabajo por muy exigente que sea.

No entiendo, Óscar y Paula, por qué leéis tantos manuales de “Cómo ser buenos padres” si luego a vuestro hijo/a le compráis una Tablet para que os deje tranquilos. Luego vais al Pediatra a que os regalen un diagnóstico de TDAH.

No entiendo Óscar, por qué vas al gimnasio a muscularte con el objetivo primario de mantenerte sano, si lo que tus actos demuestran es que quieres tener abdominales para poder ligar más. Las cosas claras, Óscar, se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

No entiendo, Paula, por qué vas a una Carrera Popular Contra el Cáncer de Mama y pones la fotito en Facebook y luego a los dos minutos te estás fumando un piti. Y no te escapas Óscar, porque tampoco entiendo por qué compartes vídeos de Pablo Ráez sobre cómo supera la Leucemia, y luego esa misma tarde estas en la bajera con los colegas fumándote un porro de cuatro papeles.

No entiendo, Óscar y Paula, porque hoy en día ya no queréis conocer gente nueva y distinta a vosotros. Hoy en día, con las redes sociales, parece que tenéis 500 amigos y, ¿qué me a aportar éste? No vais a perder el tiempo en conocer a alguien con algo de profundidad en su cerebro, porque queréis todo instantáneo y además, ya tenéis “demasiados amigos”.

No entiendo, Paula y Óscar, por qué cuando quedáis con vuestros amigos, estáis más pendientes de los mensajes que os envían personas a distancia que los que os mandan vuestros presentes interlocutores. ¿Por qué en la era de la comunicación, nos comunicamos tan mal?

No entiendo, Óscar y Paula, vosotros que sois veganos, por qué algunos de vosotros queréis cambiar la forma de alimentación del mundo tan bruscamente y a gritos, como si estuviéramos en Francia en el siglo XVIII y tuviéramos que degollar a Luis XVI. Pensad las cosas, las cosas no cambian de golpe, sino progresivamente. Ni vosotros sois unos santos ni los que comen carne unos hijos de puta. Mostrad ejemplo y no habléis tanto, que la gente aprende por imitación y ejemplo y no por imposición y amedrentamiento.

No entiendo Paula, por qué subes fotos fumando a Instagram. No entiendo qué le ves de sexy a ese acto que es la segunda causa de muerte a nivel mundial. No entiendo por qué es un elemento que te da libertad y fuerza como mujer independiente. No entiendo que no  veas que esa foto hace que se normalice más ese hábito y que se prolongue en la sociedad. Pero bueno, como las enfermedades solo les ocurren a las feas y siempre existirá el blanqueador dental y el maquillaje, pues ya está. Ojo, digo que no lo entiendo, pero sí sé por qué ocurre todo este fenómeno, pero es muy largo de explicar aquí.

No entiendo, Paula y Óscar, por qué os compráis tanta ropa. Por qué cada mes tenéis que comprar ropa que luego no usáis. Y no entiendo por qué tenéis que cambiar de móvil cada 2 meses. Pero claro, no queréis que la gente dependa mucho del móvil, que eso quita humanidad. Decís que no os gusta la gente materialista, sino que os gusta disfrutar de las cosas sencillas…

No entiendo cómo no os dais cuenta de toda la mierda que os han metido dentro del cerebro y nos habéis dado ni cuenta.

Os hacéis creer a vosotros mismo que cada cosa que habéis hecho ha sido por elección propia pero tenéis más influencias de las que os creéis. Paula y Óscar, creéis que no sois superficiales, pero… todo lo que hacéis os delata. La ropa que lleváis, la gente con la que salís, cómo os relacionáis con gente diferente a vosotros… Creéis que vais al gimnasio para estar sanos y vais porque sabéis que un cuerpo marcado socialmente es visto como más bonito y te abre puertas para gustar a otras personas. Creéis que os gusta vuestro trabajo, pero los lunes solo deseáis que llegue el viernes. Creéis que cuando tengáis hijos sabréis educarlos bien pero haréis lo mismo que los demás, darles tecnología para que os dejen tranquilos. Creéis que tener pareja es requisito para la plenitud.

Hay muchas más cosas que no entiendo, habrá parte 2        😀

CREÉIS QUE SOIS FELICES, PERO SOLO SOIS ESCLAVOS DE LA HIPOCRESÍA. 

 PD: Sí, soy un inadaptado social, pero por lo menos soy coherente. Y así me va.

 

 

Anuncios
Publicado en Reflexiones | Deja un comentario

Al Margen

 

 

Siempre supe que mi sitio

no era estar en medio del folio.

Por eso suspendí en caligrafía;

por eso estoy al margen.

 

Fuera del paréntesis.

Fuera del círculo.

Fuera de tus frases.

Fuera de tu perfección.

 

Siempre supe que mi casa

no tendría tejado,

ni piso,

ni paredes.

 

Fuera de las miradas.

Fuera de tu imaginario.

Fuera de tu camino.

Fuera del mundo.

 

Al margen.

 

Soy un pájaro libre

que descansa volando,

acostándose tarde,

levantándose temprano.

 

Infatuado perpetuo

con la panorámica

que elucubro a diario.

Detrás de la cámara me hallo,

desenfocado,

para ser libre

como un pájaro volando.

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

SABER TOCAR

Saber tocar
el músculo
más importante
del cuerpo
no se aprende
en Fisioterapia.

Tocar
con la ligereza con la que una pluma
cae en el suelo;
como el niño con recelo
al tentar una bombilla ardiente.

Tocar,
como los labios de dos adolescentes
en su primer beso,
lento, temeroso
y balístico.

Saber tocar
el Órgano
no se aprende
en Música.

Tocar
con la levedad
de la pincelada,
como la suavidad
con la que el director
sacude su batuta.

Tocarte,
como si besara
cada herida
que acicalas
con velleza.
Beso a la vinagreta,
tacto a lo panenka.

Saber curar
la herida
no se aprende
en Enfermería.
Porque tocar
y curar
son verbos
de etimología
corrompida.

Publicado en Poesía | Deja un comentario

EL PEREGRINO DE NATALES PUBLICADO

¡Hola!

Soy Javier Sánchez Aguilar, fisioterapeuta de 22 años que entre ratos escribe poesía. Poesía muy alejada de los cánones y de los estándares académicos. Probablemente si un académico me lee, vomitaría porque no ha visto 40 anáforas, 7 hipérbatons y una estructura ABBA CDC o yo que sé qué cosa.

He autopublicado 3 libros de poesía: Abstracción, Abstracción II e Inocencia/Crudeza. Una poesía muy adolescente, muy visceral e impulsiva.
Hoy 24 de julio de 2016, en el aniversario de mi llegada a Chile fruto de una Movilidad Internacional de Intercambio, publico EL PEREGRINO DE NATALES, una obra poética con una madurez considerable respecto a las anteriores. Una obra de reflexión sobre EL VIAJE, sobre lo que implica marcharse y volver, sobre el hecho de bajarse del tren de lo cotidiano y comenzar una aventura. Una obra ilustrada con fotografías a color por parte de personas con las que he coincidido en mi viaje.

Os invito a leer El peregrino de Natales. Siento una enorme satisfacción ahora que la veo terminada.

Doy facilidades para la lectura de esta obra, como hice con las anteriores. Está disponible en formato físico (13€) y en e-book (gratuito):

FORMATO FÍSICO: http://www.lulu.com/shop/javier-s%C3%A1nchez-aguilar/el-peregrino-de-natales/paperback/product-22800271.html

E-BOOK: http://www.lulu.com/shop/javier-s%C3%A1nchez-aguilar/el-peregrino-de-natales/ebook/product-22800307.html

Muchas gracias a quien ha estado esperando esta obra. Ha tardado porque había momentos en los que la obra era más grande que el autor y he tenido que madurar ideas y sentimientos (que no versos) para poder sentirme igual de grande que la obra.

Espero que disfruten leyéndola tanto como yo creándola.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios

LA CICATRIZ

LA CICATRIZ

Sudamérica tiene un gran cicatriz

por cuyos bordes divago.

Larga e imponente,

me instiga a mantener abiertas

mis heridas.

Es la Cicatriz de los Andes.

 

La cicatriz que serpentea

por el mapa,

con sus volcanes,

picos, selvas

y glaciares.

 

Mas dicen que una herida

debe cicatrizar lo antes posible

para sanar.

Que es como pasar página,

como volver a empezar.

 

Incluso dicen que el amor

es la cicatriz compartida.

Que es como vivir en vida,

como la llaga escondida.

 

El noble silencio

de este nómada,

conecta con su profundidad;

impregna su pituitaria

y horada su gruta.

 

Heridas como pesadas cargas

del sherpa,

solo una revolución interna

las convierte en livianas.

Dios hecho pan,

suero de piel desgarrada.

 

Se mantendrán abiertas mis heridas

como las alamedas de Salvador.

Abiertas para sentir su ardor,

el recuerdo de quien soy,

y cada batalla que dejó su raspón.

 

La cicatriz andina termina

donde lo hace el mundo,

mas nunca estará sanada

mientras alguien llore

entre sus bordes

abriéndola.

 

La Sanación

está en ver la belleza

bajo la herida

que no cicatriza

porque aún tiene vida.

 

 

 

 

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

No he muerto, estaba de parranda

Hola. Ya estoy aquí. ¿Ha cambiado WordPress? Hace 6 meses que no me paso por aquí… Os he tenido un poco abandonados lo sé. Hace 1 mes y pico que volví de Chile; estuve de Intercambio allí durante 6 meses desde finales de julio. Sí que publiqué algunos poemas allí pero ya no volví a publicar más. ¿Por qué? Tuve mucho trabajo con mis prácticas y casi no me daba tiempo ni a cagar. No obstante, sí que he escrito cosas y anotado ideas en mis papelicos. Cuando terminé mis prácticas y comencé a viajar, ahí fue cuando me liberé y me inspiré de los destinos por donde viajaba.

La cosa: mi próxima obra poética está casi lista, “El peregrino de Natales”, en la que reúno poemas desde 2014 hasta hoy. Una obra que me ha encantado como ha quedado, me gusta como voy madurando mi estilo y mi forma de expresar lo que siento. Ese libro lo autopublicaré en Lulu.com, con la opción de comprarlo físico o descargarlo en e-book gratis (espero poder) para que el que lo quiera leer, lo lea. El día de la publicación no lo sé, pero más o menos a mediados de marzo o finales. Cuando lo publique, escribiré un post con el link al libro.

Simplemente deciros que estoy vivo, que no he muerto, que tenía ganas de volver a WordPress y también volver a leeros a muchos de vosotros. Chile me ha cambiado la vida y lo vais a ver reflejado en “El peregrino de Natales”.

Queda mucho por sentir aún. Y aquí estaré para expresarlo!

 

Publicado en Sin categoría | 3 comentarios

PULSION DE CONEXION

PULSION DE CONEXIÓN

Conectar es entrar en mí

para abrirme en canal

al mundo;

sangrarme,

volverme arteria

de solemnes palabras.

 

Abrirme al mundo

para salirme de él.

Escalar el cerro,

apretar la herida

y besar su suero.

 

La cima es abajo,

no arriba.

No quiero llegar lejos

quiero llegar dentro.

El resto es corteza.

 

Conectar es abrazarme,

amarme,

desarmarme de sueños

y ser yo el sueño.

Dejar de morderme el labio

mirando al cielo.

 

Me despido de las expectativas

con mi dedo medio;

de las sonrisas desdentadas

con un sarcasmo;

de este mundo

con mi silencio.

 

Conectar es Ser.

Es dejar de vestirme

cada mañana.

Es bajar la retaguardia,

es quitarse la coraza

-ibérica o andina-

Es ver en las cicatrices

la pura belleza.

Publicado en Poesía | Etiquetado , , , | 1 Comentario