Sin categoría

La libertad tiene efectos secundarios

Desde hace un tiempo vengo estudiando el concepto de libertad, puesto que es fundamental para mi próxima obra. Para ustedes...¿qué significa esa frase? 

 

69360557_2344577302285176_4778524057400246272_o

Estándar
Sin categoría

Al Margen

 

 

Siempre supe que mi sitio

no era estar en medio del folio.

Por eso suspendí en caligrafía;

por eso estoy al margen.

 

Fuera del paréntesis.

Fuera del círculo.

Fuera de tus frases.

Fuera de tu perfección.

 

Siempre supe que mi casa

no tendría tejado,

ni piso,

ni paredes.

 

Fuera de las miradas.

Fuera de tu imaginario.

Fuera de tu camino.

Fuera del mundo.

 

Al margen.

 

Soy un pájaro libre

que descansa volando,

acostándose tarde,

levantándose temprano.

 

Infatuado perpetuo

con la panorámica

que elucubro a diario.

Detrás de la cámara me hallo,

desenfocado,

para ser libre

como un pájaro volando.

 

Estándar
Sin categoría

EL PEREGRINO DE NATALES PUBLICADO

¡Hola!

Soy Javier Sánchez Aguilar, fisioterapeuta de 22 años que entre ratos escribe poesía. Poesía muy alejada de los cánones y de los estándares académicos. Probablemente si un académico me lee, vomitaría porque no ha visto 40 anáforas, 7 hipérbatons y una estructura ABBA CDC o yo que sé qué cosa.

He autopublicado 3 libros de poesía: Abstracción, Abstracción II e Inocencia/Crudeza. Una poesía muy adolescente, muy visceral e impulsiva.
Hoy 24 de julio de 2016, en el aniversario de mi llegada a Chile fruto de una Movilidad Internacional de Intercambio, publico EL PEREGRINO DE NATALES, una obra poética con una madurez considerable respecto a las anteriores. Una obra de reflexión sobre EL VIAJE, sobre lo que implica marcharse y volver, sobre el hecho de bajarse del tren de lo cotidiano y comenzar una aventura. Una obra ilustrada con fotografías a color por parte de personas con las que he coincidido en mi viaje.

Os invito a leer El peregrino de Natales. Siento una enorme satisfacción ahora que la veo terminada.

Doy facilidades para la lectura de esta obra, como hice con las anteriores. Está disponible en formato físico (13€) y en e-book (gratuito):

FORMATO FÍSICO: http://www.lulu.com/shop/javier-s%C3%A1nchez-aguilar/el-peregrino-de-natales/paperback/product-22800271.html

E-BOOK: http://www.lulu.com/shop/javier-s%C3%A1nchez-aguilar/el-peregrino-de-natales/ebook/product-22800307.html

Muchas gracias a quien ha estado esperando esta obra. Ha tardado porque había momentos en los que la obra era más grande que el autor y he tenido que madurar ideas y sentimientos (que no versos) para poder sentirme igual de grande que la obra.

Espero que disfruten leyéndola tanto como yo creándola.

Estándar
Sin categoría

LA CICATRIZ

LA CICATRIZ

Sudamérica tiene un gran cicatriz

por cuyos bordes divago.

Larga e imponente,

me instiga a mantener abiertas

mis heridas.

Es la Cicatriz de los Andes.

 

La cicatriz que serpentea

por el mapa,

con sus volcanes,

picos, selvas

y glaciares.

 

Mas dicen que una herida

debe cicatrizar lo antes posible

para sanar.

Que es como pasar página,

como volver a empezar.

 

Incluso dicen que el amor

es la cicatriz compartida.

Que es como vivir en vida,

como la llaga escondida.

 

El noble silencio

de este nómada,

conecta con su profundidad;

impregna su pituitaria

y horada su gruta.

 

Heridas como pesadas cargas

del sherpa,

solo una revolución interna

las convierte en livianas.

Dios hecho pan,

suero de piel desgarrada.

 

Se mantendrán abiertas mis heridas

como las alamedas de Salvador.

Abiertas para sentir su ardor,

el recuerdo de quien soy,

y cada batalla que dejó su raspón.

 

La cicatriz andina termina

donde lo hace el mundo,

mas nunca estará sanada

mientras alguien llore

entre sus bordes

abriéndola.

 

La Sanación

está en ver la belleza

bajo la herida

que no cicatriza

porque aún tiene vida.

 

 

 

 

 

Estándar
Sin categoría

CINESIOLOGIA DEL CORAZON

CINESIOLOGIA CARDIACA

Cinesiología: del griego kínēsis ‘movimiento’, y logos, ‘estudio’

La boca de tu poeta
-cortada y agrietada por su frío-,
no busca ya el beso
que lo saque del pesar
en el que está sumido.

Dejó de estudiar los movimientos
de la pelvis, cadera y lengua
-movimientos del amor estándar-,
para estudiar los del corazón:
EL ÓRGANO cuyas teclas
quiere aprender a tocar.

Quiere ser fisioterapeuta del corazón.

Primer movimiento del corazón: ascenso

El corazón se vomita o eructa;
necesita salir
y entregarse a la amada.
Es la regurgitación del amor,
la vida matando a la muerte,
volver a sentir el ardor.

Segundo movimiento del corazón: descenso

El corazón desciende
y se recoge sobre sí
para no saber nada de latir.
Es la cabeza gacha del poeta
que se esconde del amor
y solo quiere dormir.

Tercer movimiento del corazón: ante-pulsión

Con cada latido
el corazón se adelanta
acosando al esternón.
¡Mas no reclamando salir!
Mas bien avisando de su explosión,
avisando que va a morir pariendo
Amor universal,
amor que nace de dentro a dentro.

Tu poeta no quiere besarte
ni siquiera acariciarte
o enamorarte.
Él solo quiere
que le permitas amarte.

Estándar
Sin categoría

Carta a los tiempos gramaticales

Carta a los tiempos gramaticales

 

Futuro, ya no quiero que me salves.

Solo déjame sangrar.

No esperes que haga testamento

cuando no tengo plata,

solo un corazón ahíto de melancolía.

 

Pasado, ya no quiero que me recuerdes

las trazas de vida que escarbaste.

Fieros recuerdos que hierven…

No añadas más fósforo

a mi memoria.

 

Presente, quise estar ahogado en ti.

Quise que cada segundo vivido

fuera una preciosa huida.

Un boca a boca intenso

dado por la vida.

 

Más sigo sangrando por la mayor de mis heridas,

la que nunca cicatriza,

la que escuece y suena.

 

Mas sigo respirando melancolía

que con su aroma a menta,

menta a mi alma

y ella acude al dolor.

 

Cansado de pedir la repatriación

a mi país.

Tendré que viajar solo

para encontrar

el hogar donde no existen

tiempos gramaticales,

solo paz.

Estándar
Sin categoría

Monólogo del poeta

El monólogo del poeta

 Inocencia/Crudeza; 2013

Javier Sánchez/Daniel López

El poeta nace y no muere,

¡nace y no muere!

En tiempos diáfanos y meridianos

el poeta vive al mínimo,

cianótico, impertérrito,

mientras el amigo ríe,

besa y erra.

Mas en tiempos de tormento,

mueca y pena,

el poeta siente la llamada de su amigo

y lo consuela.

Su amigo sufre en carne viva

y comparte con el poeta su circulación sanguínea.

Se inmola por él;

él lo cobija en sus tripas siempre.

Comparte y drena su mal, lo transforma

en poemas del magma,

liberar el alma,

actualizar la horma.

El poeta

ego de Dios,

ese ser misterioso,

esa sombra del mundo,

ese ser penoso —

se traga el tormento

y se convierte en él.

Mas cuando se trata del fuerte taconeo

en el corazón,

solo puede sosegar

la atroz tortura del coco.

El poeta, señor de la dádiva vital,

se entrega al mundo a ráfagas.

En versos expande su verdad

que calman su naturaleza hemorrágica y visceral.

El poeta posee visión periférica hacia dentro,

coge la flecha por la punta para clavársela él mismo,

deja al descubierto su pecho, sin protección,

su mente duerme en el colchón de la satisfacción.

El poeta no piensa la poesía,

 esa es su fórmula,

libera sus corrientes internas puras,

sin filtros, sin anestesiar,

sin aliñar, sin aromatizar.

Verás los ojos del poeta

como ves el fuego,

las llamas,

verás su frente arrugada,

su espalda jorobada…

Severas contracturas en su tristeza…

 Mas dentro de sus costillas

hay un hálito de Dios,

una esencia conectada

a una hipersensibilidad

a los pilares intrínsecos

de la humanidad.

El poeta escribe para él

y para nadie más,

no pretende bombardear

las conciencias

de los animales viles y egoístas

que habitan la tierra.

Pretende sentirse lleno

en medio de tan sumo vacío interno,

pretende sentirse vivo,

notar cómo penetra el oxígeno

en su mocosa nariz,

nariz discepoleana,

quiere volver a su rincón

con la esencia bien sembrada.

Habiendo picado en su humanidad

el poetabeja duerme sin sábanas.

El poeta

—con los labios cortados

de tanto besar a la Sole—

desea volver a su rincón.

¡No más muecas de limón!

¡Ya ahogó sus penas con amor propio, copón!

¡Solo desea volver a su rincón

viendo como su amigo

recupera la respiración!

JSA √10

Estándar