Carta a los tiempos gramaticales

Carta a los tiempos gramaticales

 

Futuro, ya no quiero que me salves.

Solo déjame sangrar.

No esperes que haga testamento

cuando no tengo plata,

solo un corazón ahíto de melancolía.

 

Pasado, ya no quiero que me recuerdes

las trazas de vida que escarbaste.

Fieros recuerdos que hierven…

No añadas más fósforo

a mi memoria.

 

Presente, quise estar ahogado en ti.

Quise que cada segundo vivido

fuera una preciosa huida.

Un boca a boca intenso

dado por la vida.

 

Más sigo sangrando por la mayor de mis heridas,

la que nunca cicatriza,

la que escuece y suena.

 

Mas sigo respirando melancolía

que con su aroma a menta,

menta a mi alma

y ella acude al dolor.

 

Cansado de pedir la repatriación

a mi país.

Tendré que viajar solo

para encontrar

el hogar donde no existen

tiempos gramaticales,

solo paz.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s