Masaje del alma

EL MASAJE DEL ALMA

Manos como expresión total de mi vida,
vehículo del amor que yo siento.
Las que manifiestan el horror
de este paciente
que pretendía curarse
con la terapia del olvido.

Manos que pudieron emocionar
con lo que escribieron.
Manos que trataron contracturas,
lesiones, personas.

Masajear el músculo
y El Músculo.
Mas ¿quién masajea El Músculo del poeta…?
¿Acaso una poetisa, como un abogado que
defiende a otro?

No se sana un cuadro crónico
con trampas de poeta ilusionado:
un poema al oído
o un beso recitado.

Poesías arteriales, que lleven vida…quisiera yo escribir,
y no venosas cargadas de melancolía.
Quisiera dilapidar mi obra
si supusiera el alivio
de esta mi crónica contractura.

Seguiré caminando,
cantando,
dejando que los niños
se rían
de este poeta
que escribe las noches de los sábados.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s