ESCAPAR CON LA ROSA ESCONDIDA

ESCAPAR CON LA ROSA ESCONDIDA

 

Bajar del tren.

Saltar.

Huir.

Solo respirar.

 

No quiero adaptarme

a este mundo.

Estoy cansado.

 

Cansado de adivinar

sentimientos

y de sujetar las velas

de los felices.

 

Cansado de practicar

una sonrisa

que dar al mundo.

 

No llego a besarme las cicatrices

de la espalda.

Nadie llega.

 

Voy a saltar.

Voy a descansar.

Voy a dejar de admirar

a los poetas de huesos amarillos,

y a los próceres del mundo.

A los que nunca saldrán en televisión.

 

Para ti la vida,

el amor y la felicidad.

 

Yo voy a saltar.

Solo respirar y ser.

No quiero aspirar a más.

Ser el embajador

de mi país interno,

de mi metaverso.

 

Bajar del tren.

Saltar.

Huir.

Solo respirar.

Mas me llevo la rosa

que nunca te pude dar,

para seguir sintiendo

un poco de dolor

al recordar.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s