La rehabilitación del Doctor

 

 

LA REHABILITACION DEL DOCTOR 

 

El Doctor apoya la pluma en su melancolía

como la violinista el violín sobre su barbilla.

El poeta: esa gran sota de espadas

que hace de la poesía vida

y de su dolor una gran obra.

 

Su meta es romper la baraja de la historia

escribiendo con el barro que pisaron sus bambas.

Fortalecer los músculos de la risa

y dejar reposar las lágrimas sobre el pensadero.

 

El músculo del poeta: el corazón.

Hipertónico.

Cansado de que le anulen los goles

en una portería sin red.

 

No es culpa del árbitro.

 

Mirando las matrículas de los coches,

formando palabras.

Su mente agoniza

mas su poesía perdura.

 

Camina exudando pasión

mas se interpreta como

cera de vela solitaria.

Amarga vida, le dicen.

Soberana sonrisa, la suya.

 

Aunque el Doctor pueda curarse

algunas heridas con tiritas de poesía,

necesita rehabilitación:

estirar la sonrisa,

descontracturar la tristeza,

adelgazar el pesar del pasado

y mantener la nutrición del alma.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s