EL TRÍPODE

EL TRÍPODE

Amor
 
 
Si fuera tan sencillo activar el modo avión en el corazón,
el poeta se retozaría en su cama y no en el horror.
Dejaría de humedecer los cuadernos
con poemas de amor que entristecen a los muertos.
 
Cada maldita noche, el poeta sueña dulce (veneno):
la amada se hace un hueco en su cama
y le acaricia lentamente su espalda.
El poeta cae en un preciado desvanecer
y firma el final de su carrera literaria.
 
No quiere soñar más con ella;
le tortura.
No conozco técnicas de olvido voluntario;
no sé cómo ayudarlo a dormir en paz.
 
El poeta consiguió amarse a sí mismo
-ardua tarea, tarea de arrugados seres-
mas se sabe demasiado, está cansado
del mismo zumo de calabaza.
Necesita descansar de sí.
Necesita dejar de cojear.
 
 
Conocimiento
 
 
El hombre orquesta no es un Imposible.
Conlleva dormir lo justo, un aprender constante.
No existe un punto álgido estable, aprendió el doctor M,
la clave es renovarse y nunca limitarse.
 
Aprender de los que peinan canas
y aportar algo nuevo a la disciplina amada.
Alergia a la broncemia, filia a la sabiduría,
salir a la palestra con el chándal de bohemio.
 
 
Salud
 
 
Los músculos del doctor fueron desenterrados;
¡y aún tenían contractilidad!
Recuperó la tan olvidada vitalidad,
esa que perdió cuando la rodilla se le hizo añicos.
 
El doctor valora la ausencia de dolores
-antes de que le pille el toro-
y brinda por su estado de forma.
Transmite el ejemplo por su camino;
debe contrarrestar a quien gasta malos hábitos.
 
El doctor fue rebautizado con el sudor del deporte,
llegando a la ducha exhausto
con una redefinición de sí mismo
que continúa hoy evolucionando.
 
 
YO, LA CÁMARA, EL ALMA
 
 
Me llamaron alma vieja
porque disfruto de la soledad
y de las cosas sencillas.
 
Me llamaron alma vieja,
santo dios,
porque saboreo los momentos
de tranquilidad.
 
Me llamaron alma vieja
y yo ni les llamo alma.
 
Veo desahucios televisados
y no televisados.
Éstos últimos son del alma
y son voluntarios.
 
Me tambaleo.
Aún me mantengo algo estable
por la buena salud y conocimiento
mas la pata del amor está coja
y hace que a veces pierda el equilibrio.
 
Soy un alma a media asta
mas permanezco fuerte y viva.
Represento a un poeta enamorado,
a un pensador y a un corredor de fondo.
Y eso es maravilloso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s