Sonrisa Kinder |El señor de la sonrisa cerrada|

Inocencia/Crudeza (2013)

Javier Sánchez/Daniel López

Sonrisa Kinder 

 
Soñaba con la sonrisa Kinder
del niño dulzón,
blanca y perfecta,
agarrada a la cara
con sus arrugas marcadas
y bien articulada.
 
Oh, sonrisa Kinder, cuánto te deseaba,
en tiempos de hormonas,
juegos y tabas, tiempo de bobadas.
Las chicas ni me miraban,
—aún mi arrogancia estaba en gestación—
los hierros abrazaban mi sonrisa
teniéndola prisionera.
 
Tras dos años,
mi sonrisa salió de prisión,
mas con secuelas inmensas
y caries en la personalidad,
producto de mi ambrosía.
 
¿Acaso la belleza de una sonrisa
radica en su blancura y posición?
Yo diría que no.
Con achaques en la razón
te diría, Vitruvio,
que una sonrisa Kinder
es aquella inervada
por el corazón.
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s