ADN

ADN

Inocencia/Crudeza (2013)

Javier Sánchez, Daniel López

Tú me haces poeta en este mismo instante;
instante de tu frenética vida.
Me concedes un sorbo de tu tiempo;
tiempo de vida, dionisismo y orgía.

Tu poeta pone el cuerpo en lo que escribe,
se exprime y revive cada sentimiento de su psique.
Luego se fusiona con el papel paulatinamente
brotando así los peores poemas del mundo.

¿Por qué se entregó tu poeta al arte?
¿Solo para aferrarse a este mundo y no morir?
El arte le permite demostrar a diario
que el verbo sentir es mucho más de lo que dice el diccionario.

Tu poeta busca vida en las esquinas de su cama
como quien trata de parir delirios de su ultra-fosa,
y se encuentra con su demonio, su semejante, su alma,
y le dice: -¿quién eres? y su alma se calla.

El poeta nace en tiempos de oscuridad personal
y siente la necesidad de predicar su verdad.
Los cimientos del poeta se hallan en su subjetividad
y aun así, es el que más cerca está de conocer lo universal.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s