Con el poema en los labios

Con el poema en los labios

Estabas frente a mí,

con los ojos bien brillantes,

expectante por las palabras

que iba a decir.

Estabas frente a mí,

y me mirabas

como si supieras

que iba a decirte

cuánto sé del amor

y cuánto del sentir.

Había escrito un poema para ti;

o más bien, para tus labios.

Un poema que solo ellos podían entender.

Un poema sin palabras;

el poema más difícil de escribir.

Estaba a punto de recitártelo

cogiéndote de las manos,

mas mis labios temblaron,

luego mis piernas

y finalmente,

mis párpados.

Llegó el temido bloqueo

y lo notaste

pero no huiste.

Te quedaste para practicar

solfeo de sentimientos

conmigo.

Y con mi preciado poema,

mudo y sísmico.

(…)

Mientras escribía este poema

me imaginaba frente a ti,

esperando un beso

que me quitara de la boca

el poema que nunca pudo salir de mí.

Hay poemas que solo pueden recitar

unos labios ausentes de voz.

Poemas que no tienen palabras

ni entonación;

solo son creados

para los labios

de quien lo amó.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s