El Doctor House y la excentricidad

De nuevo os traigo un texto de “La filosofía de House: todos mienten” de Henry Jacobi y William Irwin. Esta vez, el texto –escrito por John R. Fitzpatrick– habla de la excentricidad, específicamente, en la excentricidad en el Doctor House basándose en famosos excéntricos de la historia del pensamiento; todos ellos hombres. 

Ninguno de vosotros negaréis que lo excéntrico atrae al ser humano, en tanto que se sale de la norma de ser un ser humano normal y corriente. En este capítulo vemos cómo la excentricidad puede ser una virtud y por qué.



¿Por qué les gustaría a los aficionados un personaje de ficción que probablemente no les gustaría como unjohn-stuart-mill-1a persona real? Parte de la respuesta debe ser que nos gusta mucho la excentricidad en los personajes de ficción, aun cuando pudiera ser un poco insoportable en la vida real. Pero una respuesta más completa debe incluir por qué a menudo consideramos que los excéntricos poseen un valor especial a nivel general. ¿Podría la excentricidad en sí misma ser una virtud? Creo que sí, y al analizar diversos filósofos excéntricos así como la obra del filósofo del siglo XIX, John Stuart Mill, veremos que esto no es nada sorprendente.

Thoreau y la excentricidad

Henry David Thoreau (1817-1862) es conocido por su obra Walden. El libro es un argumento convincente para declarar que la vida humana más racional es una vida sencilla, en armonía con la naturaleza. De esta manera Thoreau se anticipaba a gran parte del movimiento ambiental moderno y a su enfoque en el desarrollo sostenible.

Además de Walden, las obras completas de Thoreau comprenden más de veinte volúmenes e incluyen la articulación de su postura abolicionista y su creencia de que un individuo tiene el deber de protestar de manera no violenta en contra de las leyes que considera injustas. De hecho, el enfoque no violento de Thoreau hacia la desobediencia civil capturó la imaginación de muchos y fue claramente una fuerte influencia para Mahatma Gandhi y Martin Luther King Jr. Pero Thoreau también escribió en defensa de John Brown y sus actos de violencia, lo que muchos considerarían terrorismo actualmente.

thor_head

House ha elegido llevar una vida de aislamiento social. Esto, en sí mismo, apenas es interesante. Pero al igual que Thoreau, House parece hacerlo por una razón. Le permite seguir su propio criterio. Y aunque los actos de House de rehusarse a seguir los procedimientos normales y las normas estándar de la asistencia sanitaria a menudo nos molestan más por ser una insubordinación que una desobediencia civil, de vez en cuando esté dispuesto a arriesgarse en alguna cuestión de principios. Por ejemplo, en un episodio, House viola una orden de no reanimar (NO RCP). Por lo general, por la manera en que se practica la medicina en nuestra sociedad, un paciente competente tiene el derecho casi absoluto a rechazar un tratamiento médico. Por consiguiente, si no desea que se le apliquen medidas invasivas o extraordinarias para prolongar su vida puede solicitar un DNR, esto es, un documento en su expediente que dice a los médicos que “no lo reanimen”. House viola la orden porque cree que el paciente ha recibido un diagnóstico erróneo de su médico anterior y si entendiera el verdadero estado del asunto no rechazaría el tratamiento que le salvaría la vida. En última instancia, se tendría que argumentar en contra de la acción de House. Después de todo, en la práctica no existiría el derecho de rechazar el tratamiento si los médicos ignoraran a los pacientes cada vez que creyeran que éstos no han entendido perfectamente su situación. Pero la disposición de House a enfrentar los cargos por delito grave y la posible pérdida de su licencia médica hacen de esto un caso real de desobediencia civil. Si los hechos subsiguientes fueran en su desventaja, el ejercicio de House no lo protegería.

Diógenes y la excentricidad

diogenes-of-sinope-1

Diógenes de Sinope (404-323 a.C.) fue el más famoso de los “cínicos”. Desconfiaba de la palabra escrita, y si escribió algo, no ha sobrevivido nada. Pero influyó lo suficiente en otros para registrar su vida y sus puntos de vista. La filosofía de Diógenes hacía hincapié en vivir de manera ética, esto es, una vida que tendiera a lo natural. Así, la vida convencional de Atenas era demasiado suave y la vida educada de la sociedad civil era demasiado deshonesta. Diógenes creía que la personalidad pública y la personalidad privada (que hay en cada individuo) deberían ser idénticas, es decir, que lo que se dice y hace en privado debería ser lo que se dice y hace en público. Como los estoicos posteriores, él creía que las posesiones materiales no conducían a la felicidad humana. De hecho, bien podrían ser un impedimento. Por consiguiente, Diógenes vivía sencillamente y sin posesiones materiales, mostrando desprecio por las reglas de la convención social. Se dice que incluso defecaba y se masturbaba en público; ni siquiera House ha llegado tan lejos… todavía. Cuando le dijeron que la definición que Platón había hecho del hombre era “un bípedo sin plumas”, se cuenta que desplumó a un pollo y dijo, “¡Contemplad, el hombre de Platón!“. Eso sí suena a House. Diógenes es quizá más conocido por caminar por las calles durante el día con una antorcha o farol encendido “buscando a un hombre honesto”. Todos sabemos de los políticos modernos que predican los valores de la familia en público aunque en privado se divorcian de sus esposas, abandonan a sus hijos o solicitan prostitutas. Para Diógenes, si vas a hablar, mejor sería que actuaras; sólo al “hacer lo que dices” se puede vivir con ética y felizmente.

House exhibe un desdén parecido a la hipocresía. Al tomar descaradamente su vicodina en público, no hace nada por esconder ante sus colegas que toma este medicamento. Continuamente dice a los demás exactamente lo que piensa y lo que siente. Por supuesto, la moralidad convencional nos dice que tenemos que ser educados, pero serlo no siempre es honesto. Y la verdad es esencial para House, quien comenta acerca de la hipocresía y la falsedad de sus pacientes y de los demás con su estribillo “todo el mundo miente”. Las pruebas deben repetirse porque son poco fidedignas y las personas cometen errores. Las pruebas asistidas por computadora ayudan, pero a veces ocultan lo que sería obvio para el ojo humano. La sabiduría convencional a menudo tiene razón, pero House se ve atrapado cuando está equivocada.

Sócrates y la excentricidad

Sócrates (469-399 a.C.) es uno de los filósofos más excéntricos, influyentes e importantes de todos los tiempos. Al igual que Diógenes, desconfiaba de la palabra impresa y, una vez más, si llegó a escribir algo, no ha sobrevivido nada. Aunque otros contemporáneos escribieron sobre Sócrates, los eruditos socráticos creen que el relato más confiable de su filosofía se encuentra en los diálogos de su estudiante más famoso, Platón (427-347 a.C). El primero de estos diálogos es la Apología de Platón, que supuestamente es una transcripción del testimonio de Sócrates en el juicio llevado a cabo en contra de él en Atenas en el año 399 a.C. Sócrates es encontrado culpable de los delitos de irreverencia (no adorar a los dioses del estado e inventar otras nuevas divinidades) y de corromper a la juventud, y es sentenciado a morir bebiendo cicuta. Considerando y rechazando el exilio como castigo por sus “delitos” Sócrates dice:

Cara-de-Socrates

Alguien dirá: “Sí, Sócrates, ¿pero no puedes contener tu lengua y luego marchar a otra ciudad donde nadie se meterá contigo?”. Ahora me parece difícil que entiendan mi respuesta a esta pregunta. Porque sí les digo que eso sería desobedecer una orden divina y que por lo tanto no puedo callar, no creeríais que hablo en serio, y si vuelvo a decir que el mayor bien del hombre es conversar diariamente acerca de la virtud y todo lo que me habéis oído que he examinado acerca de mí y de los demás, y que la vida que no se examina no merece ser vivida… eso es probable que lo creyerais aún menos.

“La vida que no se examina no merece ser vivida” es ciertamente, una de las máximas más citadas de Sócrates y una de las líneas mas famosas de la filosofía. Ahora, lo que para Sócrates es exactamente una “vida que no se examina”, es tema de debate en el campo académico, pero dos puntos están lo suficientemente claros. Uno, que Sócrates no demuestra ningún arrepentimiento. Dos, que ha dicho al jurado que tiene una idea definida de lo que es una vida humana plena y que, si no se le va a permitir vivirla, pueden continuar y matarlo. Si no puede vivir virtuosamente bajos sus propios estándares de virtud preferiría morir. La disposición de Sócrates a sacrificar todo por la forma de vida que cree que es la correcta le ha ganado incontables admiradores en el transcurso de los siglos. House bien podría ser uno de ellos. Aunque las acciones de House son continuamente insubordinadas, fuera de la ética profesional e incluso ilegales, a menudo nos parecen algo nobles. House ha examinado su propia forma de ejercer la medicina y si no se le permite hacerlo así, siente que no merecería la pena vivir su vida.

Siempre que la Dra. Cuddy se ve obligada a explicar su disposición a tratar con las irregularidades de House, invariablemente responde: “Es el mejor médico que tenemos.” House es la persona más apta para obtener conclusiones acertadas en los diagnósticos difíciles. Los pacientes le son referidos cuando los demás médicos están perplejos. Aquellos que no están dispuestos a ver al genio en el contexto de su enfoque original de diagnóstico no están, a diferencia de Cuddy, dispuestos a aguantar su excentricidad.

Excentricidad y progreso moral

Dado que Mill está comprometido con el progreso moral y la importancia del autodesarrollo en su creación, también está comprometido con la idea de que deberíamos fomentar la originalidad en los demás. Pero aquellos que como House se apartan de la norma y siguen su propio camino, cruzan una línea muy delgada. Chocan con los demás no por ser personas simplemente originales, sino por parecer descarados excéntricos. Sin embargo, Mill piensa que todo es para bien. En esta época, el mero ejemplo de la inconformidad, el mero rechazo a doblar la rodilla ante la costumbre, es en sí mismo un servicio. Precisamente porque la tiranía de la opinión es tal que hace de la excentricidad un reproche, es deseable —para romper esa tiranía— que las personas sean excéntricas. La excentricidad siempre ha abundado cuando y donde la fortaleza de carácter ha abundado; el grado de excentricidad de una sociedad generalmente ha sido proporcional a la cantidad de genio, fortaleza mental y valor moral que ésta contiene. Que ahora haya tan pocos que se atreven a ser excéntricos, marca el principal peligro de la época. House ejerce la importante función social de salvar vidas cuando los demás no tienen ningún indicio. Es un profesor y un líder eficaz de su equipo. Pero si Foreman, Cameron y Chase no fueran individuos de gran carácter con la cantidad necesaria de “genio, fortaleza mental y valor moral”, House no sería tan efectivo. Él necesita un equipo de “personajes con carácter” para funcionar apropiadamente (podemos suponer que sus nuevos empleados serán adecuados) y sólo una sociedad dispuesta a permitir que tales caracteres prosperen podrá proporcionar a House su equipo.

Hay costos obvios por ser excéntrico, después de todo, ¡los demás a menudo lo encontrarán excéntrico a usted! Pero Mill sugiere que nuestra excentricidad desempeña para cada uno de nosotros un servicio esencial. Estamos dispuestos a enfrentarnos a una sociedad hostil con la esperanza de descubrir algo importante más allá del statu quo. Como muchos conservadores están más que dispuestos a decirnos, la mayoría de estas nuevas ideas, opiniones y experimentos de vida resultan ser peor que los anteriores, y por tanto, es probable que nuestros excéntricos fracasen. Pero esto no significa que no proporcionen un servicio útil.

Los excéntricos ofrecen su propia existencia como experimentos de vida para lograr el objetivo de crear nuevos modelos de funcionamiento, nuevas ideas, nuevas opiniones y nuevos experimentos de vida. En última instancia, proporcionan el servicio esencial de promover nuestra búsqueda de una vida que realmente merezca la pena vivirse. Pero debe hacerse notar que Mill encuentra una clara conexión entre la búsqueda de la vida que merece la pena vivirse y la búsqueda de la verdad.

Mill escribió:

Se afirma que existen ciertas creencias tan útiles (por no decir indispensables) para el bienestar, que es un deber de los gobiernos conservarlas como lo es proteger cualquier otro interés de la sociedad… La utilidad de una opinión es en sí misma cuestión de opinión, tan discutible, tan abierta al debate y necesitada de tanta discusión como la opinión en sí misma. Existe la misma necesidad de un juez de opiniones que sea infalible, que decida tanto si una opinión es nociva, como si es falsa, a menos que la opinión condenada tenga plena oportunidad de defenderse a sí misma. Y no hará por decir que se puede permitir al hereje mantener la utilidad o la inocuidad de su opinión, aunque se le prohíba mantener su verdad. La verdad de una opinión es parte de su utilidad.

El aspecto más intrigante de la personalidad de House es su capacidad para conectar casi sin esfuerzo la búsqueda de Mill de una vida que merezca la pena vivirse, con una búsqueda de la verdad. En el episodio “La navaja de Occam”, House tiene la elegante teoría de que los problemas de su paciente fueron provocados, en gran parte, por el error de un farmacéutico. Trabajando bajo esta suposición, cura al paciente. Pero el farmacéutico se niega a sustituir el medicamento de la teoría de House por la medicina para la tos del paciente, y el paciente y su familia no pueden descartarlo. Así que House estudia pacientemente cada marca de medicamento en la farmacia del hospital hasta que encuentra una casi idéntica a las pastillas para la tos. Así, se podría argumentar que el narcisismo de House impulsa su necesidad de tener razón, pero también impulsa su necesidad de saber la verdad. Y en el mundo médico, la verdad de una opinión es claramente parte de su utilidad. Por consiguiente, existe una clara conexión entre nuestra búsqueda de una vida que merezca la pena vivirse y una búsqueda de la verdad. Si la verdad de una opinión es parte de su utilidad y podemos encontrar la verdad de esta opinión sólo en un mercado libre de ideas, entonces está claro que la teoría de Mill sobre la moral debe apoyar un libre mercado de ideas. Pero un mercado de ideas verdaderamente vigoroso —uno que sea capaz de descubrir nuevas verdades en torno a cuestiones tan fundamentales como qué modelos deberíamos utilizar para estructurar nuestra propia vida— debe permitir que los excéntricos y sus experimentos de vida prosperen. Como argumenta Mill en los capítulos dos y tres de su obra Sobre la libertad, si queremos una sociedad que sea capaz de buscar de forma significativa la verdad, queremos una sociedad en la que exista un rico y sólido mercado de ideas. Si queremos una sociedad en la que exista este mercado, debemos fomentar a los excéntricos y sus experimentos de vida.

Está claro que House es un experimento de vida, el tipo de personaje descrito en el estribillo de la canción de música country “Mama, dorít letyour bables grow up to be cowboys” (Mamá no dejes que tus hijos crezcan para convertirse en vaqueros). Y a aquellos que no lo conocen no les gustará. 

Para muchos de nosotros, un mundo que no pudiera encontrar lugar para House sería un mundo en el que no desearíamos habitar. Se puede aprender mucho de los Houses de este mundo y existe una gran utilidad social en permitir que prospere su excentricidad. Por consiguiente, tenemos razones sociales convincentes para admirar a los excéntricos y en muchos casos para tratar la excentricidad como una virtud.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s